¿Cómo elaboramos

en HYDRIA?

“The answer is blowin’ in the wind”, cantaba Bob Dylan. Es la Naturaleza la que le otorga unas condiciones singulares a nuestro terroir, a más de 800 metros de altitud, con un suelo franco calcáreo, y un alto gradiente térmico entre el día y la noche, le permite una maduración óptima de la uva. No obstante, para satisfacer el interés de los más curiosos, podemos decir que HYDRIA nace de cepas añejas con más de 40 años de vida, que han sido recuperadas como quien prepara a un hijo para la vida.

Tanto las labores de campo como la vendimia se realizan de la manera más respetuosa con la viña y con el entorno. La uva es recolectada manualmente en recipientes de poca capacidad, para transportarla a la bodega situada a escasos metros del viñedo, donde, tras una cuidada selección, pasa al proceso de elaboración. La fermentación se produce en tanques de acero inoxidable a temperatura controlada. Una vez finalizado este proceso, el vino reposa y alcanza su madurez en barricas de roble.













Nuestro secreto está en el E+D

Empleamos las mismas técnicas que nuestros antepasados: Esmero y Dedicación. Y como resultado mostramos con orgullo nuestro vino